Colaborar

Como ocurre con todo en la Iglesia, la tarea vocacional y el seminario es responsabilidad de todos los cristianos.

Aunque los sacerdotes tienen una forma más concreta de ayudar, toda la Iglesia se tiene que implicar en esta importante tarea.

¿Cómo podemos colaborar?

Desde la Familia: Educando en una “cultura vocacional”, haciendo ver a los hijos la importancia de los sacerdotes en la vida de la Iglesia y la necesidad de la respuesta generosa a una posible llamada del Señor.

 


Con la Oración
: El mandato de Jesús “Rogad al dueño de la mies que envíe obreros a su mies”. La oración contínua por las vocaciones es un imperativo de todo cristiano.

Colaboración económica: El seminario y la formación de los seminaristas originan gastos que a veces no pueden ser afrontados por los alumnos. Por eso se requieren fondos económicos para becas de estudios, adquisición de material, alimentación…

El Hágase: La colaboración más importante con la tarea del seminario es la RESPUESTA GENEROSA Y ALEGRE a la llamada del Señor, tanto por parte del llamado, como por parte de la sociedad, que no pierde un miembro sino que recibirá el ciento por uno.