Oración vocacional

 

 

Secretariado diocesano de Pastoral Vocacional

 Oración especial por las vocaciones

FEBRERO 2012

 MIRA QUE NO SE HABLAR

1.- Cantamos: Abre mis labios Señor para poderte adorar, abre mi corazón para poderte adorar.

2.- Introducción- vocación de Jeremías. Nos adentramos en una de las figuras más interesantes del antiguo testamento, la del profeta Jeremías. Un joven elegido por Dios como profeta, a pesar de que Jeremías tenía la convicción de que no valía para esa misión.

El punto de partida, como tantas otras veces, es la elección de Dios, la iniciativa absoluta del Padre, que, antes de que naciera, había ya elegido y consagrado a Jeremías. Esta convicción la hemos de compaginar con la absoluta libertad por parte del hombre. Desde nuestra fe, Dios tiene un plan para nosotros, pero somos nosotros los que lo hemos de elegir.

  • Junto a esto, la convicción, por parte de Jeremías, de que él no es capaz, de que no sabe hablar, de que es un muchacho.
  • Pero Dios garantiza su apoyo: Él le enviará, él pondrá sus palabras en su boca. Esta fe está en la base de muchas decisiones tomadas en creyente,  cuando el cristiano se abandona en manos de Dios y dice “Tú sabrás”. No es ninguna apuesta por vivir a ciegas; es una propuesta por vivir desde la confianza. Aquí tenemos retos que responder.

Jeremías comprende su vida como una entrega a ese Dios que le llamó. Cuando ora habla a un Dios “que le ha forzado”, y habla desde una confianza absoluta en ese Dios. No llegó a esa vivencia desde el principio; sin duda que tuvo que trabajar e interiorizar muchas cosas para vivir desde esa clave.

3.- Escuchamos la Palabra de Dios. Jer, 1, 4-10

4.-En silencio reflexionamos

  • Todos somos elegidos. Tú también eres un elegido, y debes vivir como tal. Vivir desde esta óptica es algo nuevo. Hay algo que es diferente de mí, y que, a la vez, forma parte de mí. Por eso la fe es diálogo, y la existencia cristiana es una existencia abierta.
  • No valemos. Pero valer no es sólo cuestión de confianza –sería trivializar mucho las opciones de Dios-, sino también de esfuerzo. Jeremías se trabajó a fondo para valer para la misión propuesta por Dios, misión para la que, sin ninguna duda, no valía. Nadie vale. Pero desde la confianza y el trabajo las cosas son  diferentes.
  • Dios está con nosotros. Esto pertenece a una de nuestra más claras convicciones como creyentes. Es bueno situar esto en su sitio. Que Dios esté con nosotros no significa que ya esté todo resuelto. Muy al contrario, también está  cerca de Jesús en la cruz o en medio de los hombres y mujeres que sufren. Dios está con nosotros quiere decir que comparte nuestra vida, la fortalece y nos ayuda a seguir, no que nos facilita la vida. Esa es nuestra fe.
  • Forma parte de nuestra fe la experiencia de que Dios nos complica la vida, nos pide “demasiado”, nos violenta y nos sacude. Pero precisamente por eso estamos hablando de fe.
  1. ¿Vives con conciencia de elegido?
  2. ¿Cuál es tu misión?
  3. ¿Qué significa para ti que Dios está conmigo, que Él pondrá sus palabras en tu boca?

5.-Un salmo para orar: Salmo

Señor, tú me llegas hasta el fondo y me conoces por dentro. Lo sé: me conoces cuando no paro o cuando no sé que hacer.
Mis ilusiones y mis deseos los entiendes como si fueran tuyos. En mi camino has puesto tu huella,en mi descanso te has sentado a mi lado, todos mis proyectos los has tocado palmo a palmo.
Tú oyes lo profundo de mi ser en el silencio, cuando aún no tiene palabras para abrirse a ti.

Es increíble: me tienes agarrada totalmente. Me cubres con tu palma y me siento tuya.
Como grano de arena en el desierto, como gota de agua perdida en el mar, así me encuentro ante ti.
Me digo y no se responderme: a dónde iré que no sienta el calor de tu aliento? A dónde escaparé que no me encuentre con tu mirada?

Cuando escalo mi vida y lucho por superarme, allí estas tú. Cuando me canso en el camino y me siento barro, allí perdida en mi dolor, te encuentro a ti.
Cuando mis alas se hacen libertad sin fronteras y toco el despertar de algo nuevo;
cuando surco los mares de mi sueños y pierdo la arena pegadiza de mis playas, allí está tu mano, y tus ojos, y tu boca… allí como Amigo fiel, de nuevo estas tú.

Si digo cansada: que la tiniebla me cubra, si digo desalentada: que el día se haga noche sobre mí  ni la tiniebla, Señor, es oscura para ti, y la noche, Señor, es clara como el día.
Tú eres como manantial de donde brota el río, como raíz donde arranca el árbol.
Tu vida se ha hecho vida en mis entrañas, me has creado por amor y quieres que viva en plenitud.
Soy tuyo: sólo tu amor da respuesta a mi sed. Ese amor con el que me tejiste en el seno de mi madre y desde el que me llamas a crecer y ser feliz.

Dios mío, tú me sondeas y me conoces, comprendes como nadie mis sentimientos.
Que te sienta cerca en el camino de la vida. Quiero desde lo hondo de mi ser, vivir para ti

6.- Hacemos eco del salmo

7.- Escuchamos  o cantamos.

Antes que te formaras dentro del vientre de tu madre,
antes que tú nacieras, te conocía y te consagré,
para ser mi profeta de las naciones, yo te escogí,
irás donde te envíe, lo que te mande proclamarás.

Tengo que gritar, tengo que arriesgar, ay de mí si no lo hago, cómo escapar de Ti, cómo no hablar, si tu voz me quema dentro.
Tengo que andar, tengo que luchar,
ay de mí si no lo hago, cómo escapar de Ti, cómo no hablar, si tu voz me quema dentro.

No temas arriesgarte porque contigo Yo estaré.
No temas anunciarme porque en tu boca yo hablaré.
Te encargo hoy mi pueblo para arrancar y derribar,
para edificar, construirás y plantarás.

Deja a tus hermanos, deja a tu padre y a tu madre,
abandona tu casa porque la tierra gritando está.
Nada traigas contigo porque a tu lado yo estaré,
es hora de luchar, porque mi pueblo sufriendo está

8.- Preces:

Llenos de alegría y gozo por sentirnos llamados a la gran misión de anunciar la Buena nueva a todos los hombres, dirijamos al Padre nuestra oración confiada.

         Por la Iglesia de Dios, para que ore siempre como Cristo nos enseñó, roguemos al Señor. Te rogamos, óyenos.

         Por los consagrados, para que encuentren siempre tiempo dedicado a la oración, roguemos al Señor. Te rogamos, óyenos.

         Por los cristianos del mundo, para que la oración sea seguridad en las horas de angustia y duda, roguemos al Señor Te rogamos, óyenos.

         Por la juventud, para que busque en la oración la fuerza y el camino de la verdad, roguemos al Señor. Te rogamos, óyenos

         Para que sean muchos los que sientan la llamada a la vida sacerdotal, y haya sacerdotes que sean ejemplo y modelo para ellos, roguemos al Señor. Te rogamos, óyenos.

         Por todos nosotros, para que en la oración busquemos espíritu de servicio a los demás, roguemos al Señor.

Padrenuestro

9.- Oración vocacional –todos-

Padre bueno, haz de nuestra vida sueño, proyecto y encuentro con otros.

Sigue llamando día a día a jóvenes a seguir a tu Hijo y haz que nos lancemos a caminar, movidos por ti. Bien sabemos que sólo Tú bastas pero como queremos llegar a la meta con otros, te pedimos que no falten quienes dediquen sus vidas al servicio del Evangelio y al cuidado de tu Pueblo. Haz que tu Espíritu Santo ilumine nuestros corazones y fortalezca las voluntades de muchos para que acojan tu llamada y “no duden en darte lo mejor que tienen”. Bien sabemos que la cosecha es abundante, y los operarios pocos. Envía, Señor, operarios a tu mies. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor, amén

10.- Canto final a la Virgen.